martes, 29 de octubre de 2013

Knicks 2013/14: Los pívots

Una vez transcurrido el período de reflexión tras una dolorosa eliminación ante los Indiana Pacers, uno de los temas sobre la mesa en los despachos llegados a la apertura del mercado era el juego interior. Si bien es cierto que durante prácticamente la totalidad de la campaña, el rendimiento del perímetro 'knickerbocker' has sido sobresaliente, también cabe decir que el de la pintura ha sido inconsistente. Las numerosas lesiones tuvieron buena parte de la culpa, pero como ya dijimos en su día, los números hablan por sí solos.

De esta manera, afrontamos el curso venidero con afán de ilusión, lo que no se puede discutir, ya que independientemente de la dura oposición que se nos espera, en la “Gran Manzana” contamos con uno de los planteles más completos (en mi opinión) de la competición. Prueba de ello es el juego interior con el que nos presentamos (una vez más) candidatos a pelear por el trono de la Conferencia Este.

Teniendo en cuenta el criterio del que se han dado pistas y que a priori se utilizará por Mike Woodson, estos son los jugadores que además de ocupar el puesto de “5” prometen ser unos combatientes muy a tener en cuenta una vez que la contienda de su pistoletazo de salida.

TYSON CHANDLER

De su rendimiento y estado físico dependerá buena parte del rendimiento de los Knicks bajo los tableros. Pese a no ver al mejor Chandler durante el pasado curso, pudimos ser testigos una vez más de su entrega y sus dotes para comandar la defensa de un equipo que quiere hacer de la pintura un fortín esta campaña. Sabemos lo que puede dar de sí, pero su rendimiento va mucho más allá de lo que puedan decir las estadísticas. Una nueva oportunidad para demostrar que sigue asentado en la élite de los centers y de rendir al nivel al que nos ha tenido acostumbrados en ediciones anteriores. Dada la competencia que aguarda, no se puede permitir el desaparecer como ya hizo en los anteriores Playoffs. Su “ausencia” fue una muestra más del equilibrio y solvencia que aporta una vez está en cancha. Será examinado con lupa, ya que como quien dice, un gran poder conlleva una gran responsabilidad.



KENYON MARTIN

Puede que ya no sea ese '4' ágil y atlético que brillaba en los Nets, pero sí que sigue siendo ese guerrero capaz de batirse el cobre contra cualquiera que ose entrar en la zona. Su llegada tras los innumerables problemas  físicos vino como agua de mayo para unos Knicks que necesitaban de alguien que se dejara la piel para proteger la pintura. Así pues, independientemente de los rumores en torno a su futuro, K-Mart vuelve para ser uno de los gladiadores de este equipo. Aunque con un rol secundario, muy pocos “bockers” a estas alturas querrían dejar pasar la oportunidad de tener a un jugador que no se amedrenta contra nada ni nadie. Un auténtico “Bad Boy” cuya aportación no copa portadas, pero sí de una solidez de las que muy pocos pueden hacer gala en su segunda unidad. No será protagonista ni acaparará la luz de los focos, pero se va a necesitar de guerreros curtidos en mil batallas una vez llegados a la postemporada.



COLE ALDRICH

Pasó la criba sobre la bocina y a pesar de que sus minutos se verán muy limitados dada la competencia de sus compañeros de faena , necesita demostrar su valía si de verdad quiere hacerse un hueco en este conjunto. Puede que teniendo en cuenta el cartel con el que venía de la universidad y el hecho de que fuera elegido en 11º posición en el Draft no haya cumplido con las expectativas, pero si tenemos a su vez en cuenta que ha acabado siendo el elegido tras una retahíla indefinida de jugadores que estuvieron en la órbita de los Knicks, es porque el ex de los Jayhawks puede contribuir. No es un jugador que sea determinante en el ámbito ofensivo, y no destaca por su capacidad para crearse sus propios tiros, pero sí encaja con el perfil que se le atribuye a un pívot en Manhattan, defensa y rebote. Sus oportunidades hasta ahora en la NBA han sido escasas, y nunca ha podido desplegar el juego que él desearía, y aunque se antoja complicado el tener un papel de mayor importancia en Nueva York, puede terminar por convertirse en un recambio de garantías para la pintura. 




**Sin embargo, habrá que ver el uso que se hará de jugadores como Andrea Bargnani y Amar’e Stoudemire, ya que la amplia rotación de la que goza Mike Woodson determinará si en algún momento puntual se necesitará a alguno de ellos como pívots. Porque vistos los precedentes de uno y otro y el buen rendimiento cosechado por Carmelo Anthony de falso “4”, no sería extraño que se les encomiende dicha tarea.

Un saludo y gracias por su lectura!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada