viernes, 11 de julio de 2014

El Draft de los Knicks



De la indiferencia a la expectación. La sequía de elecciones en el Draft para los de la Gran Manzana propiciaba el desánimo ante la posibilidad frustrada de elegir entre una de las generaciones más prometedoras de las que se tienen constancia. Sin embargo, un traspaso lo cambiaría todo, un movimiento que si bien centraba sus focos en la llegada de Calderón y en la marcha Chandler o Felton, guardaba un as (o dos mejor dicho) en la manga para Phil Jackson, las elecciones #34 y #51, procedentes de Dallas.

No es desconocido que en ‘La ciudad que nunca duerme’ urge sangre nueva para cimentar el nuevo proyecto, y es por ello por lo que vamos analizar con mayor o menor detalle los jugadores que aterrizarán en Nueva York próximamente.


CLEANTHONY EARLY


Consagrados como la sorpresa de la temporada universitaria, Wichita State basaba su éxito en un sentido colectivo envidiable, una máquina plural que fundamentada en una asimilación de roles impecable, mostraba una solidez tan efectiva como diferencial. Pero toda hazaña necesita de un líder, y es ahí donde encontramos a nuestro protagonista. Nada más salir el nombre de Cleanthony Early por la boca de Mark Tatum en la trigésimo cuarta posición, la primera reacción fue de ilusión, y no es para menos.


Con la versatilidad como mejor arma, Early se erige como un anotador por naturaleza, que si bien ha jugado como power-forward en la NCAA, se postula como un ‘3’ natural a nivel NBA que sin tener alergia a la zona es en las lejanías del aro donde se encuentra su área de acción más habitual. Es precisamente en el perímetro donde reside su aportación más notoria, y es que sin ser un especialista demuestra tanta rapidez como eficacia en el catch-and-shoot. Todo ello no eclipsa su instinto interior, porque aun contando con un manejo de balón que se postula como tarea pendiente a mejorar, sabe desenvolverse de espaldas al aro, haciendo gala de un toque y unos recursos que hacen justicia con la calidad que atesora como prolífico brazo ejecutor que es.

Pese a gozar de un potencial defensivo a tener en cuenta, plantea interrogantes, no sólo en términos de creación y toma decisiones, sino en lo físico ya que de su adaptación al siguiente nivel dependerá su impacto inmediato. Sin embargo, el valor de este sobresaliente atleta no sólo radica en una versatilidad determinante sino en una solvencia y una capacidad de liderazgo que le convierten en un jugador tan preparado para dar el paso como para ser ese complemento de lujo que no necesita la luz de los focos para brillar con luz propia.

En otras palabras, Early parte con muchas papeletas para ser un ‘robo’ del Draft.



THANASIS ANTETOKOUNMPO



La saga Antetokounmpo continúa con un jugador que al igual que su hermano presenta un físico prodigioso como principal valedor, pero con una puesta en escena diferente. La versatilidad del de los Bucks se contrarresta con la potencia de un jugador curtido en la D-League, que sin presentar el amplio abanico de recursos que saca a relucir Giannis, demuestra un atletismo diferencial tanto en ataque como en defensa. Imparable en transición, se erige como un gran defensor potencialmente hablando y aunque es limitado en cuanto a fundamentos, lo compens con un motor que le permite ofrecer una intensidad impagable en ambos lados de la cancha.

Pese a tener un manejo de balón muy verde, es un jugador incisivo, demuestra ser un notable finalizador, no sólo por la contundencia de sus acometidas sino por el gran control de su cuerpo en contacto, así como por su explosividad en el primer paso. Su brillante futuro en defensa se justifica por una envergadura asombrosa de la que ya hace gala, tanto a la hora de leer líneas de pase como para defender en perímetro y proteger la pintura a base de tapones. 

















Sin embargo, su inexperencia le convierten en un jugador inconsistente, cuyas limitaciones técnicas le exhiben como un jugador por hacer en todos los sentidos, por maximizar unas virtudes que le erigen como un proyecto más que una realidad. Tal vez sea esa incertidumbre e incógnita que le rodea lo que suscita la curiosidad y atractivo de un Thanasis poseedor de una base magnífica sobre la que prosperar.



Mención especial: Louis Labeyrie

Si ya de por sí la obtención de la elección #57 fue sorprendente, aún lo fue más la selección de Louis Laberyie. Contra todo pronóstico, este espigado ala-pívot francés casi desconocido para todo el panorma NBA aterriza en la Gran Manzana como un plan a largo plazo de la franquicia knickerbocker. El galo ofrece una planta prometedora, y es que más allá de su aparente falta kilos se encuentra un atleta muy a tener en cuenta. Un jugador que a falta de unos recursos ofensivos aún por desarrollar presenta un tren inferior con el que hacer del aire su hábitat habitual. Un interior ágil y de gran movilidad que intenta hacer del tiro de media distancia una seña de identidad con la que convertirse en un '4' versátil que pueda materializar una explosión algo tardía respecto a lo que se esperaba a estas alturas de él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada