domingo, 16 de junio de 2013

NEW YORK KNICKS 2012/2013: LA TEMPORADA DE LA ILUSIÓN


La temporada de los New York Knicks ha sido tan sorprendente y buena como irregular. En el mes de Octubre ningún analista de la NBA en Estados Unidos pronosticaba ni tan siquiera que los Knicks serían campeones de su división. Pero el inicio de temporada del equipo de Mike Woodson fue verdaderamente esperanzador. Con 6 victorias en los 6 primeros encuentros de la temporada regular y un Carmelo Anthony exuberante en ataque promediando 26.8 puntos por partido, parecía que New York estaba decidido a echar por tierra cualquier pronóstico y establecerse en la élite de la Conferencia Este y de la NBA. El juego del equipo era muy fluido, con Anthony como primera referencia ofensiva,  Tyson Chandler manteniendo la intensidad de cada jugador en defensa y JR Smith aportando minutos de mucha calidad partiendo desde el banquillo. Aún así, la ausencia de dos de los baluartes del equipo por lesión hasta principios de 2013 como lo son Iman Shumpert y Amar’e Stoudemire, hacía presagiar que la temporada de los Knicks podría llegar a ser incluso mejor de lo que estaba siendo.

Tras acabar el año con un récord de 21 victorias por tan sólo 9 derrotas, se esperaba una evolución a mejor de un equipo que hasta la fecha estaba ofreciendo muy pocas dudas con su juego. Ocurrió lo contrario. En los primeros 22 encuentros del año 2013, los Knicks cosecharon un récord de 11-11, reduciendo su porcentaje de victorias del 70% en los primeros 30 partidos a un 50% en los 22 posteriores. Comenzaban a surgir dudas en torno a la fiabilidad a largo plazo de un conjunto donde la media de edad superaba con holgura los 30 años. La vuelta de Iman Shumpert y la de Amar’e Stoudemire no parecía solucionar los problemas en ataque de un equipo que pasó de anotar más de 100 puntos con asiduidad durante el primer mes de competición a tener serias dificultades para pasar de 90 en Enero y Febrero. A todo esto había que añadirle la lesión que se produjo Carmelo Anthony en una de sus rodillas en un encuentro contra los Cavaliers a principios del mes de Marzo.

Tras una paupérrima gira de cinco partidos por el Oeste en la cual los New York Knicks solo consiguieron sacar una victoria en el último partido en Salt Lake City contra Utah Jazz, comenzaría la que sería la mejor racha de victorias de la temporada y de los últimos 17 años. Tras la victoria ante los Jazz, el equipo de la Gran Manzana consiguió encadenar 12 triunfos más para acabar con una espectacular racha de 13 partidos consecutivos sin conocer la derrota. Esta asombrosa racha de juego acabó con una derrota ante Chicago, quienes también terminaron con la racha de 27 victorias de Miami Heat.

Carmelo Anthony declaró que tras su lesión probablemente no volvería a estar al 100% esta temporada. Todo lo contrario. En los últimos 5 partidos de la racha de 13 victorias, Anthony firmó unos números en anotación tremendos haciéndole 50 ptos a Miami, 40 a Atlanta, 41 a Milwaukee y 36 a Oklahoma y Washington. JR Smith consiguió actuaciones ofensivas durante la lesión de Carmelo que le bastaron para dejar prácticamente sin opciones a Jamal Crawford de arrebatarle el premio a mejor sexto hombre del año.

En los últimos 18 encuentros de la temporada regular los New York Knicks sumaron 16 victorias por tan sólo 2 derrotas, mostrando así que la mejor versión del equipo neoyorquino justo cuando más se necesitaba, antes de los Playoffs, y consiguiendo el título de la División Atlántico. Cerraron la temporada regular con el segundo mejor balance de la Conferencia Este, 54-28, sólo por detrás de Miami Heat.


Los Playoffs se antojaban apasionantes, ya que por primera vez en más de una década los New York Knicks contaban con posibilidades reales de levantar el anillo de campeón de la NBA en Junio. En la primera ronda de las eliminatorias por el anillo los Knicks se enfrentaban a los Boston Celtics, el equipo que dos años atrás los barrió en primera ronda de Playoffs. Los Knicks afrontaban la serie con sólo una baja, la de Amar’e Stoudemire. New York jugó tres grandes partidos y colocó el 3-0 a favor en la serie con relativa comodidad. La confianza y, quizás algo de arrogancia, llevaron al equipo de Woodson a relajarse y perder los dos siguientes partidos, un plus de minutos para los jugadores de los Knicks que para nada sería beneficioso en segunda ronda.

En las semifinales de Conferencia Este contra los Indiana Pacers estaban aseguradas la dureza y la prevalencia del juego defensivo por encima del ofensivo. New York contaba con el factor cancha, algo que se esfumó por completo cuando Indiana se alzó con la victoria en el primer partido en el Madison Square Garden. El segundo partido se desarrolló de una forma completamente distinta. Los Knicks tomaron el mando del partido desde el inicio, conscientes de que viajar con un 0-2 en contra a Indiana era prácticamente perder la serie. La victoria fue amplia y cómodamente del equipo de la Gran Manzana, de la mano de un gran Carmelo Anthony en el aspecto ofensivo y Kenyon Martin y Tyson Chandler en defensa. Pero los Pacers de Paul George y Roy Hibbert fueron un hueso demasiado duro de roer en la ciudad de Indianápolis, contando los dos partidos por victorias y colocando un desesperanzador para New York 3-1 en la serie. El quinto encuentro disputado en New York fue algo esperanzador, y con cada jugador de los Knicks involucrado al máximo, se consiguió una victoria que todavía daba esperanzas al equipo y los aficionados neoyorquinos. Pero la remontada fue un espejismo. Indiana cerró la serie en el Bankers Life Fieldhouse con un gran partido jugado desde la defensa que no permitió facilidades a ningún jugador con el uniforme azul y naranja.

La temporada se acabó, por primera vez en más de una década, más allá de la primera ronda de Playoffs, por lo que es paso hacia adelante y algo muy positivo para esta franquicia. Ha sido una temporada sorprendente por la enorme mejoría del equipo en el aspecto general con respecto a las temporadas anteriores y en el aspecto individual de jugadores como JR Smith, quién se hizo con el premio a mejor 6º hombre del año. Carmelo Anthony también consiguió su reconocimiento individual al hacerse con el máximo anotador de la temporada por delante de Kevin Durant. Ha sido un año esperanzador, ya que este grupo de jugadores, si se mantiene, algo que parece bastante probable, tiene margen de mejora en los próximos años. Con la experiencia de este año y el mismo bloque de jugadores y cuerpo técnico (Carmelo, JR Smith, Chandler, Amar’e, Woodson, etc…) junto con alguna incorporación de calidad puede llevar a los New York Knicks a conseguir lo que cada aficionado a esta franquicia lleva esperando más de cuarenta años, el ansiado anillo de campeón de la NBA.
 
 @fran_gazquez

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada