domingo, 30 de junio de 2013

Manos a la obra

Como viene siendo habitual en los últimos años, la irregularidad ha vuelto a prevalecer en la última temporada de los New York Knicks. Con la presente campaña ya finalizada, son varias las cuestiones por responder desde los despachos en la 'Gran Manzana', ya que aun habiendo devuelto la ilusión a todo aficionado 'knickerbocker' y haber cosechado resultados a los cuales pocos habrían apostado al comienzo de la misma, ahora toca realizar ciertos ajustes de cara a seguir siendo uno de los equipos más competitivos de la Conferencia Este, y porque no, convertirse en sólidos contendientes al título.

Independientemente de que la buena temporada haya desembocado en que se quiera mantener el bloque, lo cual llegados a este punto es más que entendible, he aquí las necesidades que a día de hoy opino que tiene la franquicia neoyorquina y que debe cubrir este verano:
  • Sanear la pintura
Si bien es cierto que durante prácticamente la totalidad de la campaña, el rendimiento del perímetro 'knickerbocker' has sido sobresaliente, también cabe decir que el del juego interior ha sido inconsistente. El hecho de que las continuas lesiones hayan sido un lastre, los números hablan por sí solos. 

En temporada regular, los Knicks han sido el 26º en rebotes, atrapando una media de 40'6 por encuentro, lo cual no deja de ser un dato significativo. Pero aún más es el hecho de que tal y como apuntaba TeamRankings.com, los de la 'Gran Manzana' han sido el peor equipo de la competición en puntos en la pintura. A todo esto, cabe añadir que los Knicks han sido el equipo que menos tapones promedia por partido (3'6 de media), lo que da una idea de la situación que vive el equipo en cuanto a su juego interior.

A pesar de que sea complicado calificar de alguna manera la temporada cosechada por STAT (ha disputado 33 partidos entre temporada regular y Playoffs), se ha de rejuvenecer y dar un lavado de cara al juego interior. El que 'Sheed' haya colgado las botas, y el que Marcus Camby haya estado lastrado por las lesiones, tiene que ser un toque de atención hacia Glen Grunwald. 

Pero eso no quita el buen rendimiento tanto de Tyson Chandler (aunque se le echara de menos en postemporada) como Kenyon Martin, quien ha demostrado que puede seguir aportando en la rotación. Es por ello por lo que todas las decisiones a tomar tendrán a Stoudemire como referencia, ya que tanto como su situación como su contrato hace que todos las miradas estén puestas en él, aunque todo parece indicar que el mercado de agentes libres será donde se busque una solución al problema.


  • Traer de vuelta a J.R. Smith
Seamos sinceros, ¿qué hubiera sido de los Knicks esta temporada sin JR? Por mucho que le cayeran todos los palos del mundo (justificados a mi modo de ver) después de su mediocre actuación en Playoffs, esto no nos puede ofuscar del hecho de que 'Swish' ha sido clave en los buenos resultados cosechados esta campaña. 

El cambio llevado a cabo por el jugador tanto dentro como fuera de la cancha se ha notado, y de que manera, ya que a día de hoy podemos decir que la temporada de JR ha sido la mejor de su carrera en todos los aspectos, logrando el premio al 'Mejor Sexto Hombre' de la temporada como colofón. 

Pero como no podía ser de otra manera, esto se tiene que ver reflejado en el ámbito económico. El jugador ha optado por renunciar a su último año de contrato y se convertirá en agente libre el próximo 1 de julio. Independientemente de que el jugador vaya a rehusar la opción de seguir en la Gran Manzana a razón de 2'9 millones de dólares la temporada que viene, en un principio esto no significa que vaya a desvincularse sí o sí de la franquicia, sino que dado su buen rendimiento esta pasada temporada, busca un contrato acorde con sus credenciales.


Pero a los Knicks se les presenta un problema que les va a perseguir durante todo el verano, el dinero.  El poco margen de maniobra con el que van a tener que lidiar desde los despachos se presenta como uno de los escollos más importantes en las negociaciones entre ambas partes. A decir verdad, tal vez haya que empezar a mentalizarse de que la continuidad del escolta se augura complicada.


  • Otro 'playmaker'
Con la reciente retirada de Jason Kidd, los Knicks necesitan reforzar el puesto de base. A pesar del buen rendimiento (aunque en ocasiones irregular) de Raymond Felton y la sorprendente aportación de Pablo Prigioni en su temporada 'rookie', los de Nueva York necesitan de un nuevo director de juego, que al igual que Jason Kidd, pueda compartir minutos en cancha junto a Felton. 


Pero teniendo en cuenta los ya nombrados problemas para cuadrar salarios, va a ser realmente complicado poder ser competitivos en el mercado de agentes libres, ya que teniendo en cuenta este hecho, opciones como las de Jarrett Jack, Nate Robinson o José Manuel Calderón se antojan poco menos que complicadas. Alternativas como Eric Maynor, Will Bynum o incluso Aaron Brooks han sido planteadas.

Ya lo dice Iman Shumpert: 
"Necesitamos un poco más de continuidad en cuanto a correr algo, eso es algo que todo el mundo sabe, sólo  necesitamos tener algo con más ritmo. Tenemos una gran cantidad de posesiones 'muertas', de las que no sacamos nada y no tienen ningún sentido. Simplemente nos quedamos quietos viendo que hace el que tiene el balón"

  • Rejuvenecerse
Nada más comenzar la temporada, los de New York ya se habían ganado el apelativo de 'Jurassic Knicks', y nada más lejos de la realidad. Los knickerbockers se habían erigido como el equipo más veterano de toda la competición, con un promedio de nada más y nada menos que de 32 años, con 6 jugadores con más de 35 y Iman Shumpert como componente más joven del equipo, con 23 años recién cumplidos. Esto, como no podía ser de otra manera, ha acabado por desembocar en un gran número de problemas físicos que no han permitido a Mike Woodson a contar con la plantilla al completo en toda la temporada.

Es un hecho, los Knicks necesitan de piernas jóvenes para afrontar las exigencias de una temporada regular más los Playoffs. El primer paso se ha hecho, que no es otro que la elección de Tim Hardaway Jr (procedente de Michigan) en el Draft hace apenas un par de noches. Gozábamos de la elección #24, y con ella, había muchas opciones sobre la mesa, ya que tanto la posibilidad de elegir un joven 'center' (como Gorgui Dieng o Jeff Whitey) como la de un jugador de perímetro (como el propio Hardaway, Allen Crabbe o Jamaal Franklin) eran las que a priori sopesaban desde los despachos.



 El perfil del hijo mítico base de los Miami Heat o Golden State Warriors es justo el que andaba buscando la franquicia. Un escolta atlético que pueda ayudar en anotación y que consiga ayudar a dar un salto de calidad a la segunda unidad neoyorquina. Pero sobre todo, y lo que es más importante, cubrirse las espaldas de cara a una ya comentada posible marcha de JR Smith. 



Como bien cabe recordar, mañana es 1 de julio, es decir, la apertura del mercado de agentes libres. En la dirección tiene ante sí un verano no menos que complicado debido a los diferentes percances que van a tener que hacer frente. El poco margen de maniobra y las situaciones contractuales de varios componentes de la plantilla, a la vez que todo lo que pase en el mercado estarán al orden del día en los New York Knicks.

Gracias por su lectura, un saludo.

@NachoJuanRules

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada