miércoles, 8 de mayo de 2013

El rookie más veterano: Pablo Prigioni

Tras una temporada algo confusa para los Knicks, empezaba una reconstrucción que Mike Woodson diseñaba a su gusto. Formaron una plantilla veterana pero con mucho talento y hambre de anillos que contaba con Jason Kidd, Ray Felton, Marcus Camby, Rasheed Wallace, Chris Copeland y (entre otros) Pablo Prigioni que llegaba a Nueva York desde España sembrando muchas dudas ya que muchos éramos los que pensábamos que no dispondría de muchos minutos ya que los de azul y naranja contaban con otros grandes "guards" como Jason Kidd, Ray Felton e Iman Shumpert (que estaba preparando su vuelta tras lesionarse los ligamentos de su rodilla en los Playoffs de 2012 frente a Miami). También se dudaba de si su juego se adaptaría al juego más físico de la NBA en comparación al baloncesto europeo.

Lo cierto es que la temporada empezaba.  Los Knicks enamoraban con su juego y, además, ganaban.  Jugando con dos bases (Kidd y Felton) que rendían a gran nivel y haciendo suyo un baloncesto intenso, con gran movimiento de balón y en el que, tras penetraciones después de pick & rolls en el poste alto, los bases Knickerbockers encontraban con facilidad buenos tiros en las esquinas. Pablo disponía de minutos entrando desde el banquillo para demostrar su talento y se entendía a la perfección con el sexto hombre Knick JR Smith. Además, el Madison y toda la afición Knick comenzaban a enamorarse de su enorme inteligencia. A finales de año llegaba la lesión de Ray Felton y, con ello, los minutos de Prigioni aumentaban. A pesar de que el argentino continuaba entrando desde el banquillo y que los Knicks ahora jugaban con un sólo base (Jason Kidd), éste seguía demostrándonos a todos de lo que es capaz.

La temporada avanzaba, y tras la recuperación de Felton, un bajón del veterano Jason Kidd llegaba y, con éste, el momento de Pablo Prigioni. En el mes de marzo, tras unos dos meses algo desconcertantes ya que no invitaban a pensar positivamente (los Knicks dependían en exceso de Melo y el mal juego de éstos coincidía con la vuelta de Stoudemire que en marzo recayó) los Knicks volvían a mostrar su identidad en la cancha con ya todos sus jugadores exteriores disponibles. Prigioni entraba en el quinteto y en éste le acompañaban Ray Felton, Iman Shumpert, Carmelo y Chandler (o Kenyon Martin, dependiendo de quién estuviera disponible). Con Pablo como titular los Knicks acabaron la temporada regular con un balance de 16 victorias y 2 derrotas. La temporada regular acababa y los Knicks terminaban 2ºs en su conferencia (54-28). Se enfrentarían en Playoffs a los Celtics. Pablo promedió 3,5 puntos, 3 asistencias y 0,9 robos por partido a lo largo de la temporada regular.

En Playoffs, el argentino sigue siendo titular y sigue enamorándonos a todos los Knicks. Cuando él está en cancha, los Knicks juegan mucho mejor; mueven mejor y más rápido el balón y encuentran más tiros fáciles, pero yo quería llegar a otra parte. Quería hablarles de la importancia de "Prigs" en éstos Knicks. Quizás no tenga muy buenos números ni sea muy buen anotador pero todos sabemos del enorme talento que tiene el ex-baskonista y de la gran inteligencia con un balón en las manos que dispone. Durante estos Playoffs, ha sido un gran factor a favor de los Knicks a lo largo de toda la primera ronda frente a los Celtics (en la que debemos destacar el enorme último cuarto que realizó en el 6º y último partido de ésta con 9 puntos, 2 asistencias y 5 rebotes) y no nos ha dejado indiferentes ya que sigue siendo un gran líder en el juego ofensivo de éstos Knicks y un mejorador de éste. Durante estas semifinales de conferencia ante los Pacers también está haciendo de las suyas y, debo destacar, los 5 puntos consecutivos que anotó en el último cuarto del segundo partido de esta serie que pusieron a los Knicks 11 arriba en el marcador y cambiaron el partido ya que levantó a los de Nueva York que, posteriormente, tomaron una gran ventaja hasta acabar el partido 26 arriba. En este segundo partido, Pablo levantó al Madison Square Garden que, tras los 5 puntos consecutivos de Prigioni, comenzó a corear: "¡Pablo! ¡Pablo!". Éstas fueron sus declaraciones sobre ello:

Pablo promedia en estos Playoffs 5,7 puntos, 3,1 asistencias, 1,7 robos y 2,3 rebotes en 22,1 minutos por partido en los primeros Playoffs de su carrera en los que los Knicks pelean por un anillo que tienen muy difícil, pero que si quieren lograr tienen que jugar como Pablo quiere, es decir, con intensidad en defensa, con movimiento de balón y con tranquilidad a la hora de atacar.

El argentino ha enamorado en su primer (y quizás último) año en NY no sólo a los fans de los Knicks sino también a sus compañeros y a Mike Woodson, su entrenador. Los fans Knickerbockers no sólo han coreado su nombre en el Madison sino que ya le han puesto varios apodos cariñosos como "The Maestro", "Prigs" o "Priggie Smalls". Mike Woodson declaró sobre él: "Es un creador de juego, si estás abierto te va a encontrar". Su compañero Jason Kidd también ha tenido palabras sobre él: "Nos entendemos muy bien. Entiende como jugar y lo hace fácil. Es divertido jugar con él."

Aquí les un vídeo con sus mejores jugadas en Nueva York:






¡Espero que les haya gustado! Pronto tendréis más cosas aquí. @GCoronelM

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada